shapeimage_1

La mayoría de nosotros en nuestras iglesia nos hemos estancado, hemos dejado que todo lo que Dios nos ha enseñado se quede sin dar fruto, como resultado de eso nuestras iglesia se están consumiendo en la pasividad, conformismo, frialdad e indiferencia. Que hacer ante esta situación? Es bien sencillo, deja que lo que Dios te dio fluya a otros, el agua estancada produce plagas, mal olor, cambio de color y también cambio de sabor. Mas el agua que constantemente esta fluyendo (corriendo) siempre mantendrá la frescura y no permitirá que las plagas aniden en ella, tampoco tendrá mal olor ni cambiara de sabor y color. Será una corriente que siempre traerá bendición y vida para todos los que se acerquen a ella.

Mantén tu vida siempre fluyendo en la presencia de Dios no dejes que los afanes de este tiempo aniden en tu corazón y por lo tanto pierdas el olor y sabor a Dios.

1 Comment.

Free WordPress Themes